miércoles, 5 de junio de 2013


Una justa distribución del ingreso es el objetivo preferido de los políticos, pero es un objetivo inalcanzable. La igualdad de oportunidades parece en cambio un objetivo más realista, con el que coincide una parte importante del pensamiento liberal

La sociedad actual ha vivido en estos últimos años una acumulación de cambios en los valores, actitudes y prácticas, que se reflejan en los planteamientos de la educación y en la realidad de la escuela. Uno de estos cambios se refiere al reconocimiento de la diversidad del alumnado, que obliga a la búsqueda de alternativas didácticas en la educación y en la práctica de la escuela: desde el reconocimiento explícito del derecho de todos a la educación y de que ésta se desarrolle atendiendo a la igualdad de oportunidades; donde la diversidad sea un valor enriquecedor y positivo para todos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario